UCI

NoticiasTodas las noticias

La Universidad de Ciencias Informáticas ha trabajado intensamente en la elaboración de soluciones digitales.

UCI: Saberes aplicados en tiempos de Covid-19

Tomado de la Revista Bohemia |
26 de Agosto de 2020 / 9:45 am
Software en función de la salud

La Universidad de Ciencias Informáticas ha trabajado intensamente en la elaboración de soluciones digitales.

(LILIAN KNIGHT ÁLVAREZ)

Puede ser ayudando en un centro de aislamiento, en la puerta de una tienda o a través de un mensaje telefónico. Lo cierto es que las iniciativas surgidas durante los días de confinamiento impuesto por el nuevo coronavirus son tan numerosas como el mundo binario entre ceros y unos.

Muchos de esos empeños surgen desde la espontaneidad y el esfuerzo de sus creadores: algunos estudiantes y especialistas de la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI), centro de alto reconocimiento que hoy tiene a cargo el desarrollo de varios servicios y aplicaciones, diseñados puntualmente para responder a diversos desafíos durante este período de contingencia.

Yanio Hernández Heredia, vicerrector de Producción de la UCI, destaca cuatro aplicaciones creadas por un pequeño grupo de trabajadores y alumnos que permaneció en la instalación, con el fin de proteger la salud y emplear determinados aseguramientos. A la par, otros colaboraron mediante el teletrabajo desde sus hogares, al asumir incluso el pago de la conectividad, con el fin de aportar también su grano de arena en la obra colectiva.

Entre las acciones destacan el establecimiento de un canal de difusión para los 2 000 000 de usuarios con que cuenta la aplicación de mensajería instantánea toDus. Por esta vía se transmiten diariamente mensajes e imágenes de bien público, con consejos para prevenir la enfermedad. La información, elaborada por el Ministerio de Salud Pública (Minsap), es enviada mediante ProSalud con una interfaz web segura, explicó el doctor en Ciencias.

“El proyecto, propuesto por el propio equipo de toDus, fue gratamente acogido por el Minsap e implementado de inmediato, teniendo en cuenta que era una funcionalidad que estábamos probando”, puntualizó.

Otra de las alternativas digitales delineadas de manera oportuna es el Pesquisador Virtual, esbozado para el sistema androide. Consiste en un cuestionario en línea para la autoevaluación de la ciudadanía ante posibles síntomas.

Los datos, recopilados por el Minsap las 24 horas del día, le permiten como administrador conformar reportes y estadísticas en diferentes formatos configurables, atendiendo a las zonas de residencia. “La información es monitoreada por ese ministerio a diferentes niveles (nacional, provincial y municipal), con el apoyo de profesores, especialistas y estudiantes de la UCI, así como alumnos del resto de las universidades y los informáticos de Salud Pública”, comentó Hernández.

A su juicio, se trata de la aplicación más grande que se ha diseñado en esta etapa, y se realizó con varios miembros de los equipos de toDus, Picta y Apklis, basados en experiencias internacionales. Todo estuvo listo en menos de una semana, aunque fue necesario actualizarla varias veces con posterioridad. Además, se contó con el apoyo del Ministerio de Comunicaciones y Etecsa para que su uso no corriera por cuenta del usuario.

En el Centro de Aislamiento de la UCI también se ejecuta una facilidad informática que gestiona el flujo de pacientes. El sistema permite registrar a las personas al momento del ingreso, planificar las posibles fechas para las pruebas PCR y las altas médicas, así como llevar diferentes estadísticas asociadas a los enfermos.

“La idea fue del rector de nuestra universidad, a lo que Lester Collado Rolo, subdirector del Centro de Desarrollo de Representación y Análisis de Datos, respondió inmediatamente al crear una aplicación; aunque luego la ha ido perfeccionando desde su participación como colaborador en la zona de aislamiento”, dijo Yanio Hernández.

¿Colas bajo control?

Otra aplicación es Porter@, encaminada a auxiliar a los agentes del orden y las administraciones de unidades comerciales en la organización y el control de las colas.

Configurada para teléfonos androides, esta apk no requiere de conexión y garantiza que una persona pase solo una vez, durante un tiempo determinado, gracias al escaneo del código QR del carné de identidad. (Queda claro que no asegura el éxito total, pues todavía muchas personas mantienen los modelos antiguos de carné plasticado y hasta de “librito”, que carecen del código).

La iniciativa da la posibilidad de que un listado permanezca abierto entre tanto lo estime la unidad de venta. Eso no solo evita posibles acaparamientos, sino que también permite distribuir, disminuir y regular la asistencia a la tienda.

Uno de los reclamos más significativos de los usuarios de este servicio se debió a que mientras el listado activo permaneciera abierto en la unidad, el (trabajador) dueño del celular estaba obligado a permanecer durante todo el horario y los días de servicios, hasta que no se cerrara. Para remediar tal inconveniente se añadió una nueva prestación que permite exportar la lista mediante la función Zapya, reinante en los teléfonos.

Los datos registrados son solo nombres y números de carnés. La unidad comercial se hace responsable de proteger esa información. Otra ventaja de la prometedora Porter@ en tiempos de la COVID-19, es que sirve para el análisis de contacto de una persona confirmada, de acuerdo con el registro que deje de los sitios donde realizó compras.

“Aunque su empleo no ha sido masivo, varios territorios como Holguín, Villa Clara y algunos municipios de La Habana lo usan normalmente con buenos resultados”, indicó Hernández Heredia.

Llegaron para quedarse

Muchas de las facilidades creadas en estos momentos permanecerán o darán pie a vínculos entre la UCI y centros de referencia económico-social en el país. De hecho, apuntó el vicerrector, hoy varios profesores y estudiantes trabajan con instituciones de investigación de la capital, como el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, el de Neurociencias y BioCubaFarma.

“A solicitud del Minsap también creamos un sistema para informatizar la recepción de muestras en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí. Esto permite enlazar la información de ingreso de cada paciente, las pruebas y sus resultados. Aunque se desplegó a mediados de abril, con un proceso de acompañamiento, capacitación y validación fue imposible transformar la dinámica de trabajo y capacitar a todo el personal en medio del ajetreo ocasionado por la pandemia”, precisó el doctor en Ciencias.

No obstante, adelantó que “cuando concluya la actual etapa sanitaria, se evaluará su implementación como sistema para todos los laboratorios de virología existentes en el país”.

Otro de los proyectos sostenibles en el futuro es el análisis geoespacial de la población vulnerable, realizado por los jóvenes profesores de la Facultad de Geografía de la Universidad de La Habana (UH), Alejandro Veranes Miranda y Antonio Torres Reyes.

Apoyado en la cartografía y los sistemas de información geográfica, el mecanismo permite detectar las zonas de mayor vulnerabilidad a la enfermedad, a partir de las estadísticas existentes de los grupos de edad de alto riesgo y de pacientes con patologías crónicas no transmisibles; datos imprescindibles para tomar decisiones a escala local, expresó Veranes Miranda a la serie televisiva Naturaleza Secreta.

Igualmente, la Facultad de Matemática y Computación de la UH se encargó de elaborar dos modelos predictivos del comportamiento de la curva de infección en el país, uno basado en la inteligencia artificial y otro de tipo matemático con enfoque estadístico.

En medio de tantos disparos tecnológicos contra el coronavirus, se ha resaltado la labor del joven Luis Correa Leyva, quien cursa la carrera de Informática en la Universidad de Oriente, y es creador del llamado bot en el canal Telegram. El bot ofrece en tiempo real resúmenes con estadísticas y gráficos sobre la evolución de la COVID-19 en Cuba.

Finalmente, el vicerrector de Producción de la UCI destacó como dos aspectos fundamentales para la informatización el comercio y gobierno electrónicos. “Para eso es fundamental que las aplicaciones de las empresas sean interoperables. Por ejemplo, uno de los principales problemas del comercio electrónico es que la plataforma diseñada para la venta a la población no se comunica con las de gestión logística y de inventario. En eso se está trabajando, pero hay que apurarse, en aras de alcanzar los demandados encadenamientos productivos”, valoró el doctor en Ciencias.

La situación originada por el nuevo coronavirus en la Isla ha significado un gran reto para las autoridades gubernamentales y sanitarias, pero también para los profesionales del sector de la informática y las telecomunicaciones. Ellos –como mismo los científicos tantean en laboratorios la añorada vacuna antiviral– desde su universo impetuoso de ordenadores, ceros y unos, ingenian fórmulas y buscan soluciones a lo que no deja de ser un llamado apremiante: acelerar la informatización de la sociedad cubana.

Noticias Relacionadas