UCI

NoticiasTodas las noticias

Culminación de estudios en tiempos de coronavirus: aclaraciones necesarias

Revista Alma Mater |
15 de Junio de 2020 / 11:15 am
Viceministra primera del MES conversa con periodistas de Alma Mater sobre culminación de estudios

Cuando hace una semana exponíamos algunas de las principales preocupaciones de estudiantes universitarios de años terminales en el reportaje «¿Y mi tesis pa’ cuándo?», a penas podíamos cerrar el trabajo con preguntas retóricas. La realidad de los centros de educacionales de varias provincias iba más avanzada que lo previsto por la Resolución 49/20 del Ministerio de Educación Superior (MES) para la etapa precedente al curso académico, por lo que alumnos de todo el país se cuestionaban cuál sería el proceder en su caso.

Poco después de publicadas las inquietudes de los futuros egresados, y casi al cierre del recorrido que realizan autoridades del MES por las 22 universidades del país –entre el 8 y el 16 de junio– con el objetivo de chequear las propuestas de cada dirección para las próximas etapas, la vice ministra primera de esa entidad, Dra. C. Martha del Carmen Mesa Valenciano, conversó con Alma Máter acerca de las particularidades de las defensas y actos de graduación, los ajustes a las investigaciones, la exoneración de algunos estudiantes y la incorporación al servicio social, entre otros temas.

¿Por qué se deciden adelantar los ejercicios de culminación de estudios respecto al reinicio del curso escolar?

Desde el comienzo habíamos dicho que haríamos la culminación de estudios de los alumnos extranjeros en un primer momento. Cuando presentamos la propuesta al gobierno y al Partido pensamos también en los territorios con mejores condiciones que tienen carreras cuyo estudiantado es solo de la provincia sede. Así, se decidió, en intercambio con los claustros y los colectivos de últimos años académicos, la viabilidad de que algunos estudiantes nacionales, con residencia cercanas a sus sedes, defendieran.

Debido a que las condiciones sanitarias lo permiten, se presentó la posibilidad de avanzar durante esta etapa, solo con los ejercicios de culminación de estudio y en los lugares aptos para ello.

No todas las universidades ni carreras procederán de la misma manera, pues la valoración será en función del avance y las características del trabajo, el estudiante, la modalidad. Por eso, hoy se perciben diferencias que en tiempos normales también se dan, pero ahora quizás llamen más la atención. Hay que confiar en que los rectores y sus colectivos harán la evaluación más justa, en todos los casos con la representación de la FEU.

¿Ya estas evaluaciones concluyeron?

Lo que se ha informado han sido avances, las evaluaciones no están terminadas. No podíamos esperar a que el país decretara la fase recuperativa para empezar a realizar el levantamiento. La resolución es clara, el ministro dio todas las posibilidades, pero cada universidad las adecuará.

Explicamos que en la tercera fase comenzaríamos los trabajos de diploma. El presidente explicó que habría provincias que avanzarían de fase más rápido que otras; en función de cómo ocurra en cada territorio se desarrollarán las propuestas de cada universidad. Todavía pueden estar ajustando. Este recorrido ha permitido reevaluar, hacer conciliaciones, comparar.

Hemos insistido durante las visitas en que el cien por ciento de los estudiantes de último año tiene que saber cuáles son sus posibilidades, no pueden quedar muchachos sin conocer todas las informaciones, desde lo planteado por la resolución hasta las alternativas implementadas por sus universidades. Se quiere que, en lo posible, siempre que las condiciones sanitarias lo permitan y se cumpla con el plan de medidas establecido por el MINSAP, la mayoría de los estudiantes pueda defender su ejercicio de culminación de estudios cuanto antes, pues la situación epidemiológica ha mejorado.

¿Cómo se estructurará este primer momento? ¿Qué ocurrirá con los estudiantes que no pudieron avanzar todo lo previsto?

Los rectores con sus colectivos trabajaron pensando en lo que el país definió como etapa de recuperación, pero las definiciones oficiales de fechas dependen de las directrices del país y los Consejos de Defensa Provincial (CDP).

Todos los rectores responden porque no se les solicite a los estudiantes lo mismo que habían proyectado originalmente. El ajuste de los contenidos y el alcance de los ejercicios de culminación de estudios tiene que ser definido y chequeado. Para ello, la indicación fue que los tutores recogieran el estatus de cada estudiante. Ante las dudas deben ir a sus colectivos, a sus decanos, que son los máximos responsables de la formación académica, para que les aclaren con exactitud el estado de su tesis y cómo se va a proceder.

¿Qué ocurrirá en las provincias que cuentan con una situación epidemiológica favorable?

Se evalúan diferentes variantes. Cada rector lo organiza en coordinación con el Consejo de Defensa. No existe una única regla, hay quien lo va a hacer en su sede, quien para los estudiantes de otras provincias se coordinará con otras universidades, llevará colectivos de profesores, completará los tribunales con miembros de esos claustros. Otra opción es que luego de que alumnos envíen el trabajo en formato digital –la variante establecida en todos los casos– les dirán si deben o no presentarse a una defensa. El traslado de los estudiantes que no residen en la provincia sede de su centro de estudios sí depende de la apertura del transporte interprovincial, hasta que eso no suceda deberán quedarse en sus casas esperando.

Cada universidad comenzará en sus campus, no se utilizarán residencias temporales, por ello, hasta que las becas no dejen de usarse como centros de aislamiento y sean certificadas por Salud Pública, no podrán instalarse los estudiantes de otros territorios.

Nos han manifestado preocupación acerca de la pérdida de rigor académico e investigativo que puede ocurrir al exonerar de las defensas.

Mi experiencia como profesora no me permite estar preocupada con que la calidad varíe. Estadísticamente podríamos hacer un trabajo de cuántos estudiantes sacan 3 en el ejercicio de diploma. Es mínimo. La mayoría obtiene 4 y 5 puntos, porque se esfuerzan. No es lo que mide todas las competencias del estudiante. Cuando se determina que están listos para el ejercicio final es porque vencieron curricularmente todas las asignaturas que han tenido desde primer año. Esencialmente, tienen todos los contenidos básicos que necesitan para ser profesionales.

En inicio se mencionó un plazo de 60 días, a partir del comienzo del curso, para presentar la tesis y graduarse, ¿se anula?

Habrá estudiantes para los que se sigan aplicando los 60 días, porque no podrán exponer ahora. No queda descartado. Cuando se fijó ese período fue por poner una fecha, pero existirán casos que deban asignaturas y tendrán que esperar a vencerlas para graduarse.

Quien no esté en condiciones por alguna razón –enfermo, causas personales u otras– puede esperar, no será obligatorio que se presente ahora.

¿Podremos estar ante alumnos de una misma facultad y carrera que expongan en diferentes momentos?

Va a ser así. Se está evaluando cuáles estudiantes son de los municipios cabeceras, de la provincia, de las provincias cercanas, cuáles avanzaron, cuáles no. Quedarán pendientes, habrá muchachos que no podrán viajar, pero no renunciamos a que los que puedan terminar lo hagan.

¿Qué sucederá con el estudiante que cumpla los requisitos mínimos, pero quiera esperar a terminar la investigación como la tenía concebida originalmente?

Los ajustes no eliminan la posibilidad de terminar los proyectos como los concebieron en primera instancia. Lo que quedó pendiente puede ser el inicio de una maestría. ¿Quién dijo que el ejercicio de culminación de estudios cierra la vida? La formación en Cuba es continua, pueden seguir después de graduados. La culminación de estudios no troncha la investigación, es parte importante de ella. No deben sentirse limitados, si no, no habría maestrías ni doctorados.

Aun así, cada caso se analizará en su colectivo. La resolución da la posibilidad de que el estudiante pueda cerrar, el tutor tiene la responsabilidad de decir si está listo o no, pero todo el que tenga alguna preocupación será escuchado, orientado y aquel que no quiera exponer, esperará.

Ante situaciones de universitarios que tengan muy poco avanzado, pero quieran graduarse ya, ¿se valorarán cambios de modalidad?

Claro, está previsto. Los rectores deben tener los números, pero los decanos tienen que conocer con nombre y apellidos los casos de cada uno de sus estudiantes. La intención es que todo el que tenga la voluntad y trabajo adelantado pueda presentarse ahora. Sobre todo, pensando en que muchos tienen sus tesis listas o ajustadas. Además de la necesidad del país de que se incorporen a trabajar.

Varios centros han tomado la determinación de eximir de la realización del ejercicio de culminación de estudios a sus propuestas a Título de Oro, Premio al Mérito Científico y vanguardias, mientras otras han descartado esta opción. ¿Por qué no se tomó una decisión de alcance nacional sobre este tema?

El título lo firman el decano y el rector, la formación quienes la definen son ellos, de conjunto con el colectivo académico. La resolución 49 establece esa opción como una posibilidad que, en este momento, los claustros académicos tienen, pero su implementación varía, como varía la formación entre una carrera de excelencia y otra certificada. Además, recalcar que el Título de Oro se otorga como resultado del trabajo de diploma también, en la resolución no se estipula que se eximirá a los títulos de oro, porque el estudiante lo completa con el ejercicio. De todas formas, ese trabajo no está terminado. Todavía pueden estarse haciendo valoraciones.

¿Cuál será el protocolo a seguir con las graduaciones?

El diseño de la graduación corresponderá a cada universidad. Si la van a hacer por carreras, por municipios, en los territorios… todavía no está definido, pero la responsabilidad es de cada colectivo.

Hay algunas propuestas pensadas para las localidades, sitios históricos, los centros universitarios municipales. Pensar ahora en graduaciones tradicionales sería muy irresponsable.

¿El MES establece algunas pautas generales, aplicables para todas las provincias durante este proceso?

Las resoluciones ministeriales contemplan que la organización de un ejercicio docente de culminación y su responsabilidad es de los decanos y rectores. Eso se va a mantener. Cómo es el diseño, de qué manera transcurrirá, le corresponde al claustro académico. A eso se le añade que en estos momentos hay que cumplir lo que dice Salud Pública, que es la entidad encargada de certificar los espacios universitarios.

¿Cómo será la incorporación al servicio social?

Los requisitos para incorporarse a trabajar son contar con el título universitario y la boleta; quizás haya egresados que reciban estos documentos antes de la graduación, para que pueda empezar a trabajar en septiembre. Las graduaciones son el cierre del paso por la universidad, pero si las condiciones demandan que sean diferentes, que ocurran un poco después de lo habitual, los jóvenes se incorporarían a trabajar y luego sería el acto formal.

Vacaciones serán vacaciones, fuera de eso, tal vez la graduación sea el 15 de septiembre, pero ya algunos estarán en su centro laboral para esa fecha. Asimismo, existen algunos casos de alumnos que desean incorporarse cuanto antes o en el mismo agosto, pero eso es una decisión personal, hemos sido muy respetuosos con el tiempo de vacaciones. En los casos que no puedan proceder hasta septiembre u octubre, sí se dará de forma inmediata la incorporación al servicio social tras el ejercicio de culminación.

...

En tanto algunas cuestiones fueron aclaradas, otras no encontrarán respuesta en estas líneas; las sentencias absolutas no se aplican para la situación actual. Cada universidad implementará la Resolución 49/20 de acuerdo a sus características y circunstancias, generándose diferencias entre varios centros. Así, la máxima responsabilidad de tomar las mejores decisiones para sus claustros y estudiantados recae en los rectores.

La autonomía otorgada a las casas de altos estudios puede ser una fortaleza, la ventaja de que cada caso se analice de forma individual y no se llegue a generalizaciones peligrosas, que dejen fuera particularidades. Sin embargo, el proceso debe ser transparente, no olvidando el imperativo de mantener al tanto en todo momento a los implicados. El MES respondió al requerimiento de información por parte de los estudiantes, ahora le toca a cada rectorado.

Teléfonos y correo eléctrónico de universidades para la atención a la población.