UCI

NoticiasTodas las noticias

Conferencista Alberto Cabrera. Foto: Alberto Medina Cruz

¿Para qué sirve un bioinformático en el siglo XXI?

Tania García Torres |
05 de Septiembre de 2017 / 3:00 pm
Conferencista Alberto Cabrera

Conferencista Alberto Cabrera. Foto: Alberto Medina Cruz

Fue esa la pregunta formulada por el conferencista este 5 de septiembre a los estudiantes de Ingeniería en Bioinformática de la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI).

El doctor Luis Alberto Montero Cabrera, presidente del Consejo Científico de la Universidad de La Habana centró su charla en la utilización de la informática en las ciencias de la vida.

Con el entusiasmo y la síntesis peculiar de los científicos, Montero Cabrera hizo un preámbulo de los orígenes de la biología en el mundo. Recordó la trascendencia de las tres revoluciones de esta ciencia hasta llegar a principios del siglo XXI.

De acuerdo con las referencias citadas, el también miembro de la Sociedad Cubana de Física enunció que los bioinformáticos son los científicos que pueden analizar gran cantidad de información y presentarla de manera clara a los decisores, los que logran alcanzar las máximas posiciones en términos de sus empleos y trayectorias laborales, especialmente en la farmacéutica y biotecnología.

El bioinformático se emplea en los hospitales, centros de investigaciones, empresas farmacéuticas y biotecnológicas.

Pueden brindar sus conocimientos en departamentos de investigación y desarrollo y de tecnologías de la información; en áreas terapéuticas (epidemiología, análisis clínico y químico) y en áreas mixtas donde se desarrollen actividades de servicios e investigaciones.

Para muchos, dijo Montero, el elemento decisivo de un bioinformático deseable en un puesto de trabajo es su capacidad de comunicarse con otros científicos y tener la mente preparada para estar usando constantemente nuevas herramientas, pues su dinámica es muy alta.

El conferencista señaló que a partir de la bioinformática se pueden realizar modelos computacionales, gestión de datos necesaria que brinda la informática. Se pueden gestionar los datos de historias clínicas y los datos biológicos y de salud de la población.

Con esto datos, enfatizó el titular de la Academia de Ciencias de Cuba, se le puede salvar la vida a una persona, por cuanto son útiles para su tratamiento y cura. “Ustedes pueden ser el Da Vinci del futuro”, estimuló el científico.

¿Para qué sirve un bioinformático en el siglo XXI?

¿Para qué sirve un bioinformático en el siglo XXI?

La conferencia familiarizó a los educandos con la bioinformática, aspiró a ensanchar su motivación por esta carrera de corte social y a la preparación de los profesores.

La conferencia familiarizó a los educandos con la bioinformática, aspiró a ensanchar su motivación por esta carrera de corte social y a la preparación de los profesores.

Estudiantes de Ingeniería en Bioinformatica escuchan al miembro titular de la Academia de Ciencias de Cuba, Dr. Luis Alberto Montero Cabrera.

Estudiantes de Ingeniería en Bioinformatica escuchan al miembro titular de la Academia de Ciencias de Cuba, Dr. Luis Alberto Montero Cabrera.

El doctor Luis Alberto Montero Cabrera, centró su charla en la utilización de la informática en las ciencias de la vida.

El doctor Luis Alberto Montero Cabrera, centró su charla en la utilización de la informática en las ciencias de la vida.